¿Por qué hay gente condenada al ADSL en pleno 2022? ADSLZone

En la actualidad, España es líder en conectividad en Europa. Según el último Índice de Economía y Sociedad Digitales DESI elaborado por la Comisión Europea, el 92% de la población española cuenta con cobertura de banda ancha a 30Mbps. Supone un total del 65% en zonas rurales. Por otro lado, el 87% tiene cobertura de infraestructuras digitales que permiten velocidades de, al menos, 100 Mpbs. Sin embargo, todavía hay muchos usuarios que, no solo no tienen fibra óptica, si no que no tienen acceso a ninguna conexión de banda ancha o están condenados a tener una conexión de ADSL.

La Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales cuenta con un mapa para que podamos consultar si nuestra casa se encuentra dentro de una de las zonas que no tiene planes para recibir fibra. Se conoce como zonas blancas y grises de cobertura de fibra. Operadores como Movistar afirman que para 2024 toda la población que tenga cobertura ADSL en la actualidad pasará a tener fibra óptica. Las personas que viven en los cascos históricos de las ciudades quizás puedan estar condenados a seguir con ADSL.

Despliegue de fibra en cascos históricos

Las normas de patrimonio y la antigüedad de las viviendas dificultan y encarecen que llegue la fibra óptica a los cascos históricos de muchas ciudades españolas como Santiago de Compostela, San Sebastián Burgos o Granada entre otras. Algunas personas tienen que resignarse a vivir con ADSL simplemente por vivir en el centro de ciertas ciudades. Todo motivado porque las normas para proteger el patrimonio de dichas zonas, o imposibilita el despliegue de la fibra óptica, o en el mejor de los casos, multiplica su coste. Prácticamente este problema lo sufren todas aquellas ciudades que tienen un reglamento para proteger diversas zonas por su valor arquitectónico, patrimonial o arqueológico.

Hay que tener en cuenta que en estas zonas históricas cada casa es diferente. La gran mayoría, al ser viviendas antiguas, no tienen ni cuarto de comunicaciones. Por ejemplo, en zonas del centro de Granada y el Albaicín llevan demandando esta conectividad años sin que se les haya dado una solución. Al tratarse de edificios de interés cultural hay que olvidarse de tirar cable por fuera y hacerlo por arquetas puede llegar a elevar mucho los costes. Además, en el caso de Granada, depende de la calle que se levante es bastante probable encontrar restos históricos que pueden llevar a paralizar las obras. Hecho que hace que este avance sea lento y tedioso.

Despliegue de fibra óptica

Despliegue de fibra óptica

¿Quién asume el alto coste?

La cuestión de fondo es la misma en las diversas ciudades que tienen esta problemática en los cascos históricos: ¿quién paga? Es una realidad que las compañías de telecomunicaciones y empresas privadas no dejan de hacer negocio con un derecho como es el acceso a Internet y, en algunas ocasiones, no quieren asumir el coste de estas instalaciones porque no les salen las cuentas. Lo que en muchos casos acaba derivando en negociaciones entre administraciones locales y operadores.

Por ejemplo, un pulso claro que ha retrasado la llegada de fibra óptica al centro de Burgos es el siguiente. La corporación municipal exigió a Telefónica que las canalizaciones fueran subterráneas para da su subvención. Una vez la empresa aceptó, se les pidió también que en esas zanjas hubiese espacio para otro tipo de cableados, algo que hubiese disparado la inversión. Finalmente, ha recibido luz verde sin hacer esta modificación tras años de quejas vecinales. Ahora deben solicitar los permisos calle a calle. En octubre de 2021 muchas comunidades del centro histórico de Burgos se negaban a la instalación de las CTO en el interior de los edificios, mientras que 1.366 hogares y empresas del casco histórico ya están conectados.

Por otro lado, Santiago de Compostela es una de las ciudades que está consiguiendo que la fibra óptica llegue a su casco histórico tras muchos años. Sin olvidarnos de que la capital gallega ostenta la condición de Patrimonio de la Humanidad, lo que supone un listón muy alto de protección. Óscar Aragón, responsable institucional de la zona norte de Orange, la operadora que fue seleccionada por el patronato de la ciudad para acometer el proyecto asegura que “Aquí está protegido hasta el suelo”. Un despliegue de fibra que se está llevando a cabo en 10 fases, superando ya la séptima. Aunque “todavía queda mucho”, ya que no hay una fecha concreta para que terminen los trabajos.

Fuente obtenida de: https://www.adslzone.net/noticias/redes/gente-condenada-tener-adsl-2022/

Compartelo en las redes sociales

Compartir en facebook Compartir en google+ Compartir en twitter Compartir en pinterest Compartir en likedin Compartir en WhatsApp

Sobre Kamal Majaiti 1774 artículos
Administrador de sistemas e informático por vocación.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.